miércoles, 9 de septiembre de 2009

Capítulo 4


Le pedí si podía ser la primera en hacer todas las acrobacias y si después  de eso me podía ir. El acepto. Y así fue, hice todas mis acrobacias, me puso un 10 y rápidamente fui a ponerme mi uniforme de nuevo. No vi a Alec ni me importo, podía ver el castillo sin su ayuda y eso haría esa misma noche.
Al salir del vestidor lo vi al lado de la puerta, apoyado como si no quisiera la cosa. Lo ignore tremendamente.
- Lo siento, no me debí de comportar así, es solo que……..no me gusta perder- lo mire, pero seguí caminado- no me perdonaras? – pregunto
- No- fue lo único que dije y me aleje
- A donde vas?
- No te importa y sabes que, ya no me sigas!- dije mientras caminaba por los pasillos sin ningún sentido, así que decidí ir a mi cuarto, tenía un regalo de Mike y quería verlo.
- Te seguiré si quiero! Recuerda que soy dueño de todo esto.
- Pero no de mi!- dije irritada- y camine mas rápido, entre al gran pasillo que daba a las habitaciones y busque puerta a puerta para ver mi nombre allí. Y lo encontré. Saque la llave de mi mochila, abrí la puerta y entre rápido, trate de cerrarla pero algo me impidió. Era el dedo índice de Alec que la agarraba.
- Alec! Deja la puerta!- dije furiosa y empuje con todas mis fuerzas.
- No, hasta que me perdones.
- No lo hare, así que vete- dije empujando la puerta con todas mis fuerza pero no se movió
- Por favor- imploro con cara de cachorrito mojado. Lo mire fijamente y al ver ese rostro tan perfecto y con esa carita que demostraba arrepentimiento total, acepte. Idiota, idiota, idiota. Te esta capturando enserio. me dije a mi misma.
- Ok pero ahora vete. Quiero estar sola.- dije rápidamente y sin dejarlo entrar.
- No, no me quiero ir, puedo pasar a ver tu cuarto? Nunca he visto uno de estos.- dijo con curiosidad
- Que?
- Es que me da curiosidad, si?
- Es la primera vez que me vez, no puedes entrar a mi cuarto así por así.
- Por favor, no es como si te fuera comer o algo así- dijo el con una sonrisa.
- Lo medite por unos instante y mire alrededor para ver si había algo sospechoso, talvez a Mike se le había ocurrido mandarme mas dagas o mas información pero solo habían dos cajas una cuadrada mas o menos pequeña y la otra rectangular larga.
- Y?-
- Pasa- dije de mala gana y el entro feliz. Jamás aceptaba un no por respuesta? Me pregunte.
- Wuou! Yo no sabia que habían cuartos así, es grande, dijo viendo las cuatro estancias.
- Si, es que como no duermes.- se me escapo.
- Que? – pregunto el girando con rapidez.
- No duermes aquí pues!- dije rápidamente e implore para que mis latidos no me delataran.
- A si claro, duermo en mi casa.
- Si y no me lo pensabas decir nunca?
- Decir que?- pregunto mientras veía las cajas que por cierto estaban envueltas en papel de regalo color azul
- No te hagas, decirme que eras un Vulturi
- A es que... si te lo iba a decir pero...luego.- concluyo sin mirarme.
- Ok
- Y que hay en estas cajas?
- No lo se, mi tutor me las mando, las veré dentro de un rato.
- Pero no te carcome la curiosidad? Velas ahora- dijo y mas que un simple comentario parecía una orden , lo mire extrañada.
- Lo siento, pero no voy a recibir ordenes tuyas.
- Oo perdón, no quise que sonara como una orden, es que estoy un poco acostumbrado a que siempre me hagan caso. Lo siento- dijo avergonzado
- Pues ve desacostumbrándote por que yo no soy así y si quieres ver que hay en esas cajas ábrelas tu, que yo no tengo ganas- dije mientras me iba al balcón, tenia que pensar bien como saldría esa noche, al ver la altura que no era mucha, se me vino una idea a la cabeza. Pero Alec, antes de que la planeara bien me llamo y me di cuenta de que había sido una completa estúpida. Dejarlo allí con las cajas, pero que gran idea Mía.
- Mía, tienes que ver esto!!
- Que?- pregunte entrando con rapidez. Encima de mi cama vi una laptop color negra, con una manzanita en el centro (Apple Macintosh). Y al otro lado una guitarra acústica de color negra.- wuooo me encanta-dije viendo las dos cosas- Mike, pensaba en todo, como rayos sabia que me encantaban las guitarras y que necesitaba una laptop. Ese tipo ya me estaba dando miedo.
- Tu tutor es bueno he!- dijo sin quitar el ojo a la guitarra.
- Si, pero no se por que tanto.- hable pensativa.
- Se debe de sentir culpable.
- Por qué?
- Por haberte mandado aquí
- Si, talvez
- También hay una carta, toma
- Gracias- dije y me dirigí al balcón para leerla sola. El entendió y se quedo viendo la guitarra
- Puedo tocarla?- grito
- Si- dije desde el balcón, abrí la carta y la ley. Decía así:

Mía:

Te preguntaras por que estoy haciendo todas estas cosas, por que te estoy mandando tantos regalos, por que te metí al mejor internado, y sobre todo a la mejor elite de este. Y la verdad es que yo también me lo pregunto.
Talvez, te asustes un poco al ver todo lo que estoy haciendo por ti. Pero quiero que ya no lo hagas. Es que siento tanta gratitud por ti, por todo lo que vas a hacer por mi que es una forma de compensarte.

Espero que me entiendas,

Mike

Este hombre realmente me daba escalofríos, se anticipaba a todo lo que yo pensaba, talvez era como yo, talvez tenia un poder. Aunque no lo creía sino el no me hubiera contratado a mi. Igual raro! Pensé y se me hizo la piel de gallina.
Comencé a escuchar ruidos extraños de mi dormitorio, entre a este y vi a Alec tratando de tocar, pero no lo hacia nada bien.
- Tratas de matarme?
- Que? – pregunto confundido.
- Tu música apesta.- dije el se encogió de hombros, si hubiera sido humano estoy segura que se hubiera ruborizado pero esta muerto.
- No es música, es ruido- corrigió y se hecho a reír- Nunca supe tocar ningún instrumento
- Enserio? Es fácil, si quieres te enseño. A mi me enseñaron desde muy pequeña- dije y recordé las clases que tenia con mi madre. Era  una gran mujer aficionada a la música, toda mi familia aprendió a tocar la guitarra gracias a ella.
- Seria genial
- Ya, mira –dije sentándome a su lado y quitándole la guitarra con sumo cuidado. En tan solo media hora el ya podía tocar las primeras canciones del método Suzuki, como “ la tía Rodi” y “Mery tiene un corderito”. –Aprendes muy rápido, como dices que nunca pudiste aprender?
- Enserio aprendo? Que bueno, por que la verdad es que la guitarra me esta comenzando a gustar.
- Serias buen guitarrista- dije y lo mire a los ojos, el ya me estaba mirando así y nos quedamos un rato mirándonos, el se comenzó a acercar.
 Yo no soy así, yo no soy así, yo no soy así. Me repetí muchas veces en la cabeza. Nunca he besado a un chico que recién conozco. Pero lo cierto es que Alec es totalmente diferente. Entonces mis latidos comenzaron a acelerarse y una sensación de presión en mi pecho me hizo reaccionar. No puedo enamorarme de un vampiro. Me dije a mi misma y acto seguido me aleje de el con rapidez.
- Alec, ya sonó la campana, tenemos que irnos.- dije rápidamente, el sonrío y se paro.
Caminábamos por los pasillos, a esta hora nos tocaba química, uno de los cursos que mas me gustaban así que no quería perdérmelo.
- Entonces que voy a hacer?- pregunto Alec después de un largo rato.
- Mmm quiero que me lleves a un lugar, pero aun no se a donde.
- Ok, mañana?- pregunto por que el día siguiente era sábado.
- Si, creo que mañana
- Ya genial a que hora te recojo?
- 12? Te parece?
- Si
El resto del día paso con normalidad, al terminar las horas educativas me encontré con mis amigas y almorcé con ellas ya que Alec tenia que irse con su hermanita al castillo. Después de eso hicimos las tareas, las chicas conocieron mi cuarto, al parecer les encanto y luego ya a las 9 de la noche se fueron por que esa era la hora tope para estar fuera de los dormitorios.
Ya sin mis amigas, comencé a ver como podría salir de mi cuarto sin ser vista. Así que me puse ropa totalmente negra, metí mis dos dagas al bolsillo y me eche una loción de Nepeta cataria (aroma que les gusta a los gatos). Para que se camuflara con la hierba y así los vampiros no percibieran mi olor. Lo había descubierto de casualidad hace unos años. Mi padre me dijo que ese aroma llamaba mucho a los felinos y que por alguna extraña razón confundía a los demás animales. Los vampiros son animales, así que también suelen confundirse.
También lleve conmigo un maletín hermético para luego meter la ropa que olía y ponerme ropa limpia antes de entrar a mi cuarto y así no dejar rastro alguno.
Salte por el balcón, haciendo un giro para que amortiguara mi caída, deje el maletín cerca a unos arbustos y comencé a correr dentro del bosque. Llegue a la muralla que separaba al internado del castillo en una oscuridad total que solo era mitigada por la luz de la luna. Subí a un árbol alto y con grandes hojas y me quede allí, entre las hojas para que nadie me viera. Habían 4 personas al parecer eran Jane, Alec, un chico y una chica mas que no vi en el internado.
- Y como piensan cumplir la misión que nos ha encomendado Caius?- pregunto Jane
- Aun no lo se- dijo el chico
- Hay Demetri, es preocupante que ninguno de los dos sepa como hacer lo que nos encomendó Caius, creo que la única que sabe es mi hermana- dijo la otra chica, era rubia al igual que Jane, pero mas alta, esbelta y su cabello no era tan largo pero si estaba suelto.
- Cual es el plan de Heidy??- pregunto Jane. Heidy, ese nombre resonó en mi cabeza con la voz de Mike. De que plan hablaban? Ahora si tenia que saberlo.
- Se va hacer pasar como psicóloga en el colegio, uno por uno los alumnos pasaran a hablar con ella y allí les sacare la información.
- Y si no le dicen? Generalmente los adolescentes no se fían de los psicologos– dijo despectivamente Demetri. El aparentaba ser mayor, cabello castaño y en punta, rostro duro y ojos totalmente rojos.  
- Claro que le dirán, por lo menos  los hombres. Has visto a mi hermana, retardado? Es preciosa.- dijo ella con orgullo.
- Pues es un buen plan, nadie se resiste a ella- concluyo Jane con frialdad y algo de aburrimiento.
- Y tu Alec, por que estas tan callado?- pregunto Demetri
- Es que esta pensando en su nueva mascota- Se apresuro a decir Jane con burla
- Mía no es una mascota Jane- dijo Alec defendiéndome, sonreí ligeramente complacida.
- Si es humana lo es- dijo riéndose la chica, vi como la mirada de Alec se penetraba en la mirada de ella y en un instante no se movió, como si fuera una estatua.
- Alec! Déjala- pidió Demetri, Alec miro hacia otro lado y la chica recobro el movimiento
- Pero que diablos te pasa!- chillo ella
- Mía no es una mascota!- dijo Alec
- Al parecer te gusta he?- pregunto Demetri ya mas tranquilo
- Como le va gustar? Recién la conoció hoy- dijo Jane
- La verdad no lo se…- dijo el pensativo.
- Hay!, hazme el favor, no me digas que enserio te gusta?- pregunto la joven
- Y si fuera así que? Edward tuvo un romance con una humana y no paso nada
- Alec, Alec, Alec, hermanito, Edward no están monstruo como nosotros, te imaginas si Mía se llega enterar de que tu te alimentas de humanos, de que te diviertes matándolos, escuchado sus suplicios mientras succionas su sangre?- Alec no dijo nada, al parecer por eso pensaba tanto.
- Mira, yo creo que es bueno que te diviertas un poco y luego……..- dijo la chica
- No jugare con ella, Corin, no como lo  hice contigo!- dijo Alec furioso y la miro desafiante.

5 comentarios:

  1. si me encantaaaaaaa esta geniallllllllllll
    siguelaaaaa
    k mono alec!!

    ResponderEliminar
  2. wiiiiii adoro tu blog, es divertido e interesante, deberia haber unicornios, XP es broma, los unicornios que?? sigue actualizando

    Besos

    Luna

    ResponderEliminar