viernes, 7 de enero de 2011

Capitulo 15

Tengo en mis sentidos el sabor de las consecuencias,
ha llegado a mi mente como el filo de un rayo.
He aquí en mis pensamientos, la raíz de mis dolencias,
que siempre estuvo cubierta por cenizas del olvido.

Miguel Angel



Click- click- las piedritas no dejaban de caer. Cuanto tiempo había estado metida aquí?- recuerdo que apenas Paolo me hablo, Alumine me inyecto algo en la pierna, algo que me dejo atontada y adormilada mientras ellos conversaban. Sabia que lo habían hecho para moverme mas fácil pero ahora como sabría donde estaba? me pregunte al abrir los ojos con pesadez, todo estaba oscuro, húmedo y muy frío. Toque una pared, era de piedra y estaba helada. Trate de visualizar algún huequito donde se colara la luz pero al parecer era como una bóveda de piedra sólida. Trate de caminar pero algo me lo impidió. Toque mi tobillo y me di cuenta que tenia un grillete fuertemente agarro mi pierna.
- hay alguien aquí?- pregunte en un susurro pero no recibí respuesta. Trate de buscar mi celular pero al parecer me lo habían quitado, igual que todas las cosas que tenia en mis bolsillos.
- Al fin despertaste, te he estado tirando piedritas casi todo el día- hablo la voz de Maya.
- Maya?- pregunte y trate de buscarla con los ojos pero era inútil, todo estaba muy oscuro.
- Estoy justo al frente tuyo. No me alcanzaras aun que quisieras- hablo ella.
- Que haces aquí? No deberías de estar en un pedestal de buen comportamiento por traicionarnos a Teo y a mi?- pregunte con rencor en la voz.
- No los traicione!- grito ella- por lo menos no a Teo!- corrigió con algo de arrepentimiento y melancolía. Enarque una ceja. Dentro de mi había una voz que me decía que le creyera, otra solo gritaba MIENTE!.
- El no piensa lo mismo- hable con desconfianza y frialdad.
- Pero tu lo sabes Effy- dijo ella con tristeza
- Vi como no hacías nada por ayudarlo y eso es lo que se!- dije con desprecio y luego recordé su rostro lloroso y lleno de impotencia por no poder ayudarlo
- Cuando inicio todo el alboroto trate de ayudarlo, el estaba inconciente, trate de levantarlo pero dos hombres vinieron a mi y lo único que pude hacer fue tratar de defenderme, pero luego vino esa horrible oleada de negrura y no supe mas de Teo. Cuando me levante otros hijos de la luna me tenían detenida y aquí estoy esperando a que sea el alba para que me den mi sentencia.
- Que?- pregunte confundida.
- Voy a morir Effy- hablo ella con total rendición- pero quiero ayudarte…ya sabes, por todo el mal que te hice.
- Debería de creerte?- pregunte y comencé a ver a mi alrededor. Acaso había alguien que nos vigilaba y esto era una trampa.
- No hay nada en esta celda, ni un atisbo de luz para que no pueda convertirme y tratar de escapar- dijo al darse cuenta que trataba de buscar con la vista algo pero para mi seguía siendo todo negro. Talvez ella me veía con mas claridad por ser hija de la luna pero yo era una simple humana.
- Entonces como podrías ayudarme?- pregunte aun con desconfianza.
- Ya será la hora de la sena, estoy segura que te van sacar, luego te darán un celular.
- Como lo sabes?
- Escuche hablar a Paolo, el pensaba que estaba inconciente cuando te trajeron aquí y llegue a entender que no quiere que la policía sea parte de esto así que de seguro harán que llames a tu madre….pero no la llames.
- Pero….
- Effy, no llames a tu madre, solo vas a tener una oportunidad y vas usarla para llamar a Alec. Dile que estas en Vanaheim y estoy segura que si Teo esta con ellos el sabrá exactamente donde encontrarte. Buena suerte- hablo bajito y yo solo asentí con la cabeza mientras trataba de recordar el numero del teléfono móvil de Alec pero claro que lo sabia, como olvidarlo? Ahora la mayor pregunta era: Que pasaría si no contestaba?
Después de eso Maya se quedo en silencio, un segundo después escuche un sonido fuerte, como si algo se estuviera abriendo, luego de eso apareció una luz justo al medio de entre Maya y yo. Al fin pude ver su terrible pinta. Estaba totalmente demacrada, tenia muchas heridas en el rostro y a comparación de mi no tenia grilletes en un tobillo sino que los tenia en las manos que estaban sujetas mas arriba que su cabeza en una posición muy incomoda.- gracias- le dije solo con los labios y ella asintió con la cabeza, luego se hizo la inconciente y un hombre entro, era alto, tenia el cuerpo de atleta y a comparación de los otros hijos de la luna el no era musculoso al extremo.


- veo que has despertado- hablo y me quede paralizada.
- Paolo?- pregunte tratando de observar su rostro pero el era mucho mas joven.
- No, pero nos han dicho que nuestra voz se parece mucho- hablo el joven. Entonces recordé a mi secuestrador. Aquel joven que me había abrasado y metido a esa fea camioneta.
- Sácame de aquí!!!- le grite molesta y me pare tratando de agarrarlo del cuello pero no llegue muy lejos ya que, los grilletes me jalaron como una soga haciendo que retrocediera con brusquedad y fuerte dolor me atormentara el tobillo.
- Lo haré fiereza- dijo el con burla- solo déjame quitarte el grillete, ya esta claro que no eres una amenaza.
- Amenaza? Soy una humana no podría ser una amenaza aun que quisiera.
- Si claro, como tu digas fiereza- volvió a decir con sorna
- No me digas así, tengo un nombre.
- A claro Elizabeth no?- pregunto el mientras me sacaba los grilletes del tobillo. Quise replicar que ese no era mi nombre pero no tenia ni fuerzas para hacerlo. – puedes caminar Elizabeth?
- Si, si puedo- hable malhumorada y comencé a caminar, el tobillo me dolía un poco pero aun así no deje que ese chico me ayudara. Salimos de ese feo lugar, mire una ultima vez a Maya que seguía en ese estado inconciente. No me equivoca al decir que era una bóveda. Al salir, una grandes puertas de metal se serraron detrás de nosotros y dos guardias no siguieron por el pasillo de piedra. Era largo y amplio, lleno de antorchas y de esas puertas tan extrañas.
- Tu quien eres?- le pregunte después de un largo trayecto y comenzar a subir unas gradas en forma de caracol.
- Faris, tu hermano mayor- dijo sin inmutarse. Me quede congelada. Que acaso aquí todos eran mis hermanos?. Al parecer mi rostro era de estupefacción total porque al verme Faris esbozo una gran sonrisa burlona.
- No te rías- hable furiosa.
- Es cómico es todo.
- No es nada cómico, no crees que es chocante descubrir que tienes hermanos, otra madre, otro padre.
- Para mi no, yo ya sabia que mi padre había engañado a mi madre. Desde siempre supe que había una bastarda a la que teníamos que llamar hermana.- hablo con sequedad y yo lo mire con odio. Quería matarlo en esos momentos. Tenia ganas de lanzarme a el y golpearlo hasta que me sacaran de enzima sin embargo lo que dijo me dejo sin fuerzas otra vez, era una bastarda porque mi madre había sido la otra y aun así ellos me trataban como si nada. Llegamos hasta la planta principal, ahora todo era hecho de baldosas y mármol. Logre visualizar al fin parte del paisaje de afuera por las ventanas en forma de arco que se extendían por todo el largo de esa extraña mansión. Solo podía ver algo por todas partes y era nieve.
- Donde estamos?- pregunte mientras me abrasaba a mi misma para detener los escalofríos. El frío era de muerte, todos estaban bien abrigados menos yo.
- Eso es algo que no puedo decirte Elizabeth- hablo el mientras subíamos otra vez. Llegamos a un pasillo con muchas puertas al lado izquierdo mientras que el derecho, como abajo, estaba lleno de ventanales en forma de arco. – entra- me hablo mostrándome una puerta color caoba llena de tallados en forma de aves volando. Me dio un ligero empujoncito al darse cuenta que no respondía.- Alumine abre ya!- hablo con algo de molestia. Mi alma se fue al suelo al saber que Alumine estaba dentro de esa habitación y yo estaría con ella. La muchacha apareció después de unos segundos con una gran sonrisa. Vestía de negro completamente. Su vestido con mangas largas caía hasta el suelo y su melena negra le cubría gran parte del lado derecho de la cara. Agito sus cabellos y me miro con esos dos ojos plomizos.
- Que desesperado que eres- hablo Alumine con molestia- harás que nuestra invitada piense que tienes malos modales- dijo con calma y me sonrío. Faris y me dio un empujoncito para que entrara.
- Este será tu nueva habitación ya que demostraste no ser ninguna amenaza, ya te deje tu nueva ropa. Solo báñate y vístete- hablo Alumine con frialdad y se retiro
- Solo tienes media hora así que apúrate y no pienses en escapar. Si caes por el balcón solo morirías y esta puerta estará siempre serrada con llave- hablo y me sonrío ampliamente- adiós fiereza- dijo y serró la puerta.
La rabia que tenia contenida todo el día termino explotando, fui con todo hacia la puerta y la golpee con mis puños con mucha fuerza mientras grite, tratando de que toda la rabia se fuera de mi pero eso solo hizo que regresara aun con mas fuerza. Si Maya tenia razón y me daban ese celular estaría dispuesta a llamarlo pasara lo que pasara, trataría de llamar a Alec. Después de calmarme un poco observe por primera vez la habitación. Era amplia y de un estilo rococó que me recordaba los cuartos de princesas. Mi nueva cama estaba al lado izquierdo de la habitación, era inmensa, tenia una especie de cortina de color verde al alrededor. A su lado estaba el balcón que Faris había comentado y al costado de esta justo frente a la puerta había una chimenea prendida. Frete a mi cama había una puerta que supuse era el baño. Me metí y bañe lo mas rápido posible, luego me vestí con la ropa que estaba enzima de la cama, unos pantalones negros, una chompa de lana de cuello alto que me llegaba hasta la parte alta de las piernas y tenia unas mangas tan grandes que tapaban mis manos como guantes. Me puse mis mismos zapatos negros porque los zapatos que me había dado Alumine eran muy grandes para mi. Ya estaba lista cuando Faris abrió de improviso.
- no sabes tocar!- pregunte irritada. El chico que también vestía de negro me sonrío ampliamente
- es mi casa, yo no toco- hablo y me dirigió hacia afuera. Caminamos en silencio por los pasillos. Todos los hijos de la luna tenían mi misma pinta. Todos vestían de negro.
- Por que el color de la vestimenta?- pregunte y Faris esta vez al responder no me sonrío.
- Estamos de luto- hablo con tristeza.
- De luto? Quien murió?
- Todo un clan- hablo el con seriedad- mas bien desaparecieron por completo.
- Talvez no estén muertos- dije pero el negó con la cabeza.
- Vez esta mansión Effy?- pregunto y no pude evitar sentirme extraña al escuchar que el decía mi nombre.- todo esto era de ellos, llegamos hace unos días, no los encontramos, solo…- parecía dudoso, al parecer estaba debatiendo si me tenia que decir o no.
- Solo?- pregunte para que decidiera rápido
- Solo una extraña marca en el piso.
- Pero eso no significa nada
- Era hecha con sangre de hijo de la luna Elisabeth, claro que significa mucho aun que aun no sabemos que es- hablo con mas seriedad que nunca. Llegamos hasta una puerta hecha de oro sólido. Dos guardias la abrieron y al entrar me sorprendí al ver que se parecía mucho a la sala de tronos de los Vulturi. Era en forma circular, solo que en esta ocasión habían 4 tronos en vez de tres, dos mucho mas grandes.
Comenzamos a caminar entre la gente, eran como 50 talvez mas, todos hijos e hijas de la luna. Llegamos al centro y observe con aberración lo que Faris había dicho, en el centro del piso de mármol, justo donde se podía ver en lo alto un traga luz estaba grabado con sangre una extraña figura, no entendía lo que era por que a mi parecer eran varios círculos unidos por una serpiente. No era necesario que le pusieran una cinta o algo para que la gente se mantuviera alejado de esa marca, todos la miraban con total tristeza y respeto. Pero no entendía por que seguían conservando algo que les traía tan malos recuerdos.
- Pero quien pudo haber hecho esto?- pregunte observando otra vez la extraña figura.
- Quien mas!- hablo el con molestia, como si fuera obvio- los Vulturi!- hablo nuevamente y sentí como algunos personas nos observaban con detenimiento.
- Ellos…ellos no pudieron haber hecho esto- hable
- Eres igual de ingenua que tu madre aun que mucho mas hermosa- hablo Paolo detrás de mi, me puse tensa al instante y sentí como todos mi cuerpo se erizaba.
- Paolo…- hable al voltear y ver con detenimiento a mi progenitor.
- Buenas noches querida Elizabeth, veo que aun piensas que los Vulturis no hacen daño a nadie.- hablo el
- No…no es eso es que…- por que demonios me costaba tanto hablar con el, por que demonios no le decía lo que en verdad pensaba.
- Es que, qué?- pregunto el
- Creo que ellos no serian tan crueles- hable y Paolo se carcajeó mientras todos los hijos de la luna se quedaban callados y nos veían con curiosidad.
- No sabes nada de ellos Elizabeth, ellos casi nos extinguen por completo y ahora están haciendo lo mismo pero… tu puedes ayudarnos.
- Yo?- pregunte. Paolo me agarro de los hombros y comenzamos a caminar hacia una pequeña puerta que estaba detrás de los tronos.
- Si tu.- hablo el sonriente y entramos a la puerta. Al entrar descubrí que dentro ya estaban Alumine y Milena. Faris se nos unió después de unos segundos- lo primero que tienes que hacer es hablar con tu madre- dijo entregándome un celular, mi celular- habla con ella y dile que estas con migo, has lo que tengas que hacer para explicarle que no quieres que te busquen.- yo asentí con la cabeza y tome el celular entre mis manos.
- Creo que no tengo cobertura internacional- hable y el sonrío
- Todo ya esta listo, solo llama- dijo y yo asentí nuevamente
Estaba nerviosa, mi corazón palpitaba a mil por hora y todos estaban allí, viendo como hablaría con mi madre. Entendí que solo tendría menos de un minuto para hablar con Alec así que me prepare. Marque su numero, dieron dos timbradas y contesto.
- Effy!- hablo el con un tono de sorpresa y desesperación
- Estoy en Vanaheim, ven cuanto antes por favor…- hable
En ese instante Paolo me arranco el celular de las manos y lo tiro al suelo mientras me daba un gran golpe en la cara. Caí al suelo y no pude evitar lanzar un alarido de dolor, sentí como la nariz me sangraba y las lagrimas comenzaban a caer por mi rostro, trate de cubrir mi nariz con la mano para que ya no sangrara mas. Paolo grito incoherencias o talvez hablaba con su familia pero yo no podía comprender nada. Nada me preparo para lo siguiente. Se acerco a mi y me di una gran patada justo en el estomago que me dejo sin aire en los pulmones y me hizo escupir sangre. Me dio otros golpes, el dolor era terrible, sentí como una costilla se me rompía, sentía como toda yo me estaba rompiendo, me estaba muriendo.

- vasta padre, vasta- grito Faris y se interpuso entre nosotros
- muévete Faris, ella es una traidora!- hablo Alumine
- no!- grito Faris – la necesitamos y si sigues así la vas a matar!- grito nuevamente mirando a su padre, esta vez sirvió para que Paolo se detuviera.
Las fuerzas se me iban otra vez, veía todo borroso. Ya no tosía sangre pero cada vez se hacia mas dificultoso respirar. Si moría ya no importaba, por lo menos había escuchado por ultima vez a Alec.

[…]

Todos los Vulturis estaban reunidos de urgencia. Apenas Teo había llamado a Alec para informarle lo sucedido todos habían salido a buscar rastros de Effy pero los hijos de la luna habían sido mas inteligentes. Abandonaron la camioneta y le prendieron fuego mientras se iban en un helicóptero y no dejaban rastro alguno para seguir su pista. Habían pasado ya un día entero. La familia de Effy estaba muy desesperada pero nadie podía hacer nada por que nadie sabia donde estaba. Esa noche los Vulturis se reunieron para hablar sobre el caso. Caio como siempre había dado su opinión de descontento- solo es una humana, déjenla morir- hablo pero Aro tenia otros pensamientos. Si Paolo, el líder del clan se había tomado tantas molestias para raptarla es por que tenia algo especial.
- se que ocultas algo!- le grito Alec a Teo. Alec tenia ganas de matarlo, por que no la protegió cuando podía. El sabia que abría dado su vida por Effy por que Teo se limito a no hacer nada.
- Ya les dije todo!- grito Teo igual de furioso
- Silencio!- hablo Aro y se paro de su trono. – Teo, sabemos que Effy es hija de Paolo pero nadie en su sano juicio arriesgaría su vida por raptarla sino fuera mas importante. Habla ya, que es lo que pasa?- pregunto con suma paciencia. Teo bufo, sabia muy bien que tenia que decirlo. De todas maneras algún día se enterarían.
- Los hijos de la luna transmiten sus dones a sus descendientes. Es así como Alumine tiene sus dones, por que los heredo de su abuelo. Talvez igual que yo.
- Y eso que tiene que ver?- pregunto Alec sin nada de paciencia. Estaba desesperado por encontrar a Effy.
- Que la madre de Effy tenia un don, podía ver el pasado y Paolo cree que Effy también tiene ese don y la necesitan…
- Por que?- pregunto esta vez Aro. Teo suspiro, en verdad se debatía si podía o no decirlo pero después se dio cuenta que ya nada valía la pena.
- Por que los hijos de la luna están desapareciendo. El día que ocurrió el incidente con el clan Mimir, Paolo y otro grupo de hijos de la luna no estaban porque fueron a otro clan, habían recibido una llamado de auxilio y fueron a ayudar. Maya me dijo que antes habían recibido alertas parecidas pero nunca habían llegado a tiempo…
En ese instante sonó un celular que retumbo en todas las paredes del salón de tronos. Alec lo saco rápidamente para apagarlo pero al ver el nombre, el alma se le fue a los pies.
- Es Effy- hablo casi como un zombi y contesto rápidamente.- Effy!- hablo con desesperación.
- Estoy en Vanaheim, ven cuanto antes por favor…- hablo ella rápidamente y llena de temor.
- Iré Effy- dijo Alec pero entonces escucho como el celular caía al suelo. Después de eso escucho un grito desgarrador proveniente de Effy y luego mas y mas gritos. – la están lastimando!- grito con furia y dio un golpe al piso con tanta fuerza que todo el castillo retumbo.
- Tranquilo Alec, de nada vale que te pongas así- hablo Jane mientras lo hacia parar.
- La van a matar!- hablo el con impotencia.
- Que te dijo Alec, que te dijo?- pregunto Teo
- Que esta en Vanaheim, donde es eso?- pregunto Alec y Teo comenzó a recordar los nombres y las posiciones del collar que se le había entregado a Effy.
- Bulgaria, se exactamente en donde esta - hablo el
- Vamos entonces, vamos- hablo Alec con desesperación, jamás nadie lo había visto de esa manera pero allí estaba. Desesperado por salvar a Effy.
- Parad- hablo Aro con voz autoritaria.- solo irán con mis condiciones.
- Y cuales son maestro?- pregunto Jane
- Tu estas a cargo de la misión. Acaben con todo el clan Mimir y cuando la rescaten no quiero que vengan directamente aquí, quiero que visiten a los hermanos da Vinci primero. Si tiene un don ellos no los dirán.

-------

Espero que les haya gustado el cap =), disculpen la demora, estuve muy ocupada estos días. Gracias por los 15 comentarios, espero que sigan comentando así. Respecto a la maratón que dijeron algunas, creo que esto es algo así como una maratón por que publico casi seguido xD.
Por cierto hay una nueva historia en blogs recomendados, espero que pasen y en fin, de nuevo gracias por leer, anímense a comentar y tratare de publicar pronto, solo… ya saben, comenten!

Las quiero,

Lu!!

12 comentarios:

  1. Me encanto
    Me facinos
    Me maravillo
    en serioo esta super padre el capitulOO..!1
    Y si quereoz una maraton..!!
    pliss .. no nos vulevas
    a dejar azii
    dijiste 11 comentariozz.!!
    plizz..
    escribe prontiToo..!!
    :)

    ResponderEliminar
  2. qe tienen qe ver con todo esto los ermanos davincii?!?!?!
    aa yo qiero saber masxD!!! encerio super adoro tus historiasxD(L) publica prontoo^^ nos vemos tq(K)

    ResponderEliminar
  3. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!
    LUCIANAAAA! NOOO! COMO TE ATREVEES?!?!?!!?
    lo sientoxddd esa fui yo entrando en panico(:
    oyeee luuu! me encanto el cap! te juro que mori ._. tienees q subir otro porfaaas!
    q tal un maraton? :B moriria por un maraton
    bueno publica pronto C:
    te quierooo!

    ResponderEliminar
  4. Moriré!!!! tienes que seguirla ;3 por fa :D

    ResponderEliminar
  5. no soporto a Paolo como se atreve a pegarle a Effy uyyy...
    espero que Alec la encuentre pronto!!

    besos y cuidate...

    ResponderEliminar
  6. AAAAAAHHHHHHHHH ¡¡¡me supermegaencanto¡¡¡
    argg maldito paolo , solo espero que alec llege pronto , publika pronto :D

    Amy Lee

    ResponderEliminar
  7. Porfa pasate por mi blog, soy nueva y no tengo seguidores
    http://eldiariodeunachicaespecial.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Y Alec va al rescate!!
    Solo esperemos que Effy pueda esperar por su principe....
    Me encanta tu historia
    Publica pronto

    ResponderEliminar
  9. me encanto!!!
    espero y la salven:$
    publika pronto bye

    ResponderEliminar
  10. Holaaa! wow!! muy bueno el cap... no m lo creo!! todo lo q paso... ella tiene un don O_o y Paolo es demasiado salvaje!!

    oye Lu nos encantaria que t pasaras x nuestro blog
    www.daygahistory.blosgspot.com
    es nuevo muchas gracias

    ResponderEliminar
  11. Hoolaa!! Lu!! me encantoo! el cap!! me emociona saber que va a pasar!! y me intrigaa!!
    Actualiza pronto porfiss!!
    Besos:)
    Mel xD

    ResponderEliminar
  12. Wow! Que Emocion Ahora
    Seguro Effy Tiene Poderes
    Super´s!
    Y La Van A Querer Transformar
    Wee Que Capp
    Muchas Cosas Al Descubierto !
    Me Encantooo! <3

    ResponderEliminar