jueves, 31 de enero de 2013

Capitulo 5


Comencé a correr hacia el sur, pasando por pequeñas casas antiguas, esas de techo alto, con paredes blancas y puertas de madera tallada. Pasé de esa pintoresca residencial a un bosque de arboles frondosos que no conocía y aun así seguí corriendo sin mirar atrás, sin importarme el cansancio, solo quería huir de todo esto.  No se si fue el estado de letargo en el que estaba cuando vi a Soren o tal vez  la conmoción de todo lo que había ocurrido noches atrás, que me dejó aturdida pero ahora comenzaba a entender lo grabe que era la situación. Mi hermana quiso matarme.  Tenia unas ganas infinitas de llorar para desahogarme y sin embargo ahora eso era imposible. Grité llena de rabia mientras seguía corriendo por el bosque que cada vez se hacia menos tupido y dejaba ver al fondo una playa.  Para. Hablo Adamis y mi cuerpo se ralentizó. Escapando no conseguirás nada.  Prosiguió, suspiré con tristeza mientras me apoyaba en uno de los arboles. Vi el cielo, estaba completamente gris. Recordé que cuando desperté en  mi nueva habitación era casi verano pero el clima había dado un vuelco inesperado ahora,  como mi vida. Me quede en silencio un rato, observando la playa y sintiendo como el viento soplaba con fuerza. Ni siquiera respondí a Adamis cuando comencé a trepar el árbol para estar lo más alejada que pudiera del piso y poder observar mejor la playa. Me senté en una rama gruesa y me apoyé en el tronco mayor, haciendo que tuviera más estabilidad. Cerré los ojos y suspire, comencé a calmarme poco a poco pero las ganas de llorar que tenia dentro de mi eran tan grandes que no podía estar completamente serena.  Tienes que ser fuerte. Me dije a mi misma mientras tomaba una bocanada de aire.  Necesito decirte algo, pero tienes que calmarte y dejar que te traiga aquí, conmigo. Prosiguió Adamis con más fuerza en mi cabeza.

-       Pues adelante – dije cansada. Cerré los ojos y dejé que me llevara.

Al abrirlos nuevamente, estaba en el prado al que me llevaba mi madre de pequeña. Caminé hacia el árbol de cerezos que ya estaba con algunos frutos rojos y grandes. Adamis apareció a mi costado y me sonrió mientras caminaba conmigo al cerezo, ahora tenia puesto un hermoso vestido largo de color marfil y llevaba una diadema dorada en la cabeza.

-         He visto tus recuerdos.- dijo algo avergonzada. –A pesar de todo....realmente los amas.- concluyó mientras me estudiaba con la mirada. Yo solo asentí con la cabeza. Adamis sonrió con melancolía y después de unos segundos suspiro.– Debra, se como puedes rescatarlos.

La mire sorprendida  mientras sentía como mi cuerpo comenzaba a enfriarse por las palabras que había dicho. Me quede petrificada y ella se paró frente mío.

-       ¿Estas segura? – pregunté con la voz temblorosa.  Ella asintió con la cabeza, completamente seria.
-       Existe un libro.- prosiguió.-  Nuestro creador lo escribió ya hace muchísimo tiempo. Si tan solo podría leerlo no solo sabría como rescatarlos sino muchas cosas más.- concluyó  y aun que trataba de aparentar seriedad, en los ojos se le notaba el entusiasmo.
-       Pero...Alaric dijo…
-       Se lo que dijo y estoy segura que su guardián no le ha dicho nada sobre el libro por que el solo lo buscaría para saciar su curiosidad, tu lo buscas por amor.
-       ¿Cómo sabes eso? – pregunté y ella sonrió, como una madre le sonríe a un hijo. Me acaricio el rostro con dulzura y no sentí miedo sino algo de paz.
-       Ni si quiera te has puesto a pensar mucho en como siguen vivos y porque no son igual a ti, solo piensas en rescatarlos aun que eso signifique que al final tal vez se queden juntos. Tu solo quieres que estén a salvo.- continuo. La mire mientras las lagrimas caían por mis mejillas. Es solo una ilusión. Me dije a mi misma pero se sentía tan bien llorar que solo deje que fluyeran las lagrimas. Adamis me abrazo con fuerza. – vamos a rescatarlos. – concluyó y fue una verdadera promesa.

No se cuanto tiempo pasé con Adamis ni me importó. Tal vez solo estaba en mi cabeza pero era la primera vez que me sentí verdaderamente acompañada y protegida por alguien.  Cuando estuve lista volví a abrir los ojos y tan solo seguí mis instintos.  Mi cuerpo estaba más fuerte ahora y tan ágil que caí del árbol como  si tan solo hubiera bajado un peldaño saltando. Apenas pisé el césped me quite los vendajes que Soren me había puesto para dejar al descubierto las heridas y no tener que dar más explicaciones de las que debía dar.

-       ¿Y ahora que? – pregunte mientras sentía como mis sentidos se agudizaban a un más, haciendo que me mareara ligeramente por los fuertes olores que provenían del bosque. Ellos sienten el aroma del anillo porque aun eres nueva, nosotras necesitamos sentir los aromas que captamos al principio.  – ¡el olor de colonia y cigarros de Alaric! – dije rápidamente y comencé a olfatear.

El viento soplaba fuerte hacia el sur y ahora que estaba más sensible era fácil percibir los aromas. Sabia que no estaban lejos, Soren me lo había dicho y debía confiar en él. Al cabo de unos minutos sentí sutilmente el aroma de Alaric, sin pensarlo corrí hacia la dirección de la que provenía. Corrí lo mas rápido que pude para no perder el rastro, las ramas chocaban contra mis piernas y brazos haciéndome daño pero ni si quiera paré por eso, el aroma se hacia más intenso a cada segundo, tristemente también me di cuenta que regresaba nuevamente a las afueras del pequeño suburbio donde vivía Soren y eso me preocupó de sobremanera.

Los vi a lo lejos, el carro estaba estacionado en una carretera oculta por los arboles, a pocos metros ellos . No solo estaba Alaric y Camille, sino también un chico de mediana estatura y ojos marrones, que reconocí como Casian  gracias al anillo que llevaba en la mano.  Paré en seco cuando me vino un olor dulzón que me recordó a Soren. Los mire sorprendida, separada por apenas 100 metros de distancia.

-       ¡Sabia que tenia hambre! – gritó Casian con alegría.

No, no, no. Pensé mientras trataba de tranquilizarme. Caminé hacia ellos algo tambaleante por la impresión y la adrenalina que estaba sintiendo en esos momentos.  Alaric corrió hacia mi y me abrazo con fuerza y sin previo aviso.

-      Pensé que te habíamos perdido. – habló mientras yo miraba por su hombro a la camioneta.

 Dentro de ella no estaba Soren sino una muchacha con los ojos verdes abiertos de par en par. Jamás la había visto en mi vida pero estaba más que segura que era la chica con la que discutió en la mañana. Kaia. Dijo Adamis con tristeza. Esto es nuestra culpa. Hablé y a pesar de que era un demonio, Adamis no se opuso, ella también entendía lo que teníamos que hacer.

-       Me han traído algo para consumir. – dije temblorosa y sin poder mirar el rostro de Alaric.
-       Sabíamos que estabas cerca, pero los olores del bosque nos desconcentraban. – habló mientras se alejaba con ligereza de mi y me observaba de pies a cabeza. – nunca más te dejaremos sola. Fue estúpido hacerlo.

 Asentí con la cabeza mientras miraba a Camille. Me estudiaba con la mirada llena de suspicacia. 

-       Tienes muchas cosas que contarnos. – dijo señalando con la mirada mis brazos. Instintivamente agarre mis muñecas algo nerviosa. Casian se acercó a mi, con curiosidad.
-       Primero tiene que comer- dijo mientras me señalaba la camioneta.

Suspire con fuerza y miré los ojos de Alaric. Mirarlo dolía ahora que su similitud  con Will era más obvia para mi.

-         William escapó ¿mi hermana también? –  pregunté.


Alaric asintió con la cabeza y su mirada cambió radicalmente a una completamente seria. Teníamos tantas conversaciones sin concluir y dudaba que las hiciéramos algún día. Observé el bosque una vez más, sin saber como rayos iba a escapar con Kaia. Comencé a caminar con lentitud, sintiendo que todos los ojos estaban posados en mi. En ese momento la briza sopló fuerte, haciendo que mis cabellos se alborotaran y un olor dulce entrara por mis fosas nasales dejándome paralizada. Camille chilló mientras sus cabellos se levantaban y el vestido que tenia se le subía. Alaric y Casian comenzaron a reír y yo, supe en ese instante que Soren nos estaba viendo ¿pero como ellos no lo sentían?

Es ahora o nunca. Hablo Adamis y solo seguí mis instintos. No sentí que Adamis me poseía esta vez, ahora era yo. Corrí hacia el auto, abrí la puerta trasera con rapidez y sin previo aviso me abalancé hacia Kaia. Tenia las manos atadas pero por suerte sus pies estaban libres, cayó a lo largo del asiento del copiloto, gimiendo ligeramente de miedo. En vez de ir directo a su boca fui hacia su oído.

-       Estoy de tu lado.- susurre rápidamente.

Nos miramos por un largo instante. Pude ver el miedo en sus ojos y también heridas en su rostro. Tragué saliva y en esa fracción de segundo en el que escuchaba como afuera reían y se mofaban de mi forma de atacar y de que realmente tenia hambre, genere un plan. Desamarre las manos de Kaia con rapidez.
-       ¿Ya estas? – preguntó Camille con impaciencia. Giré la cabeza y la miré furiosa.
-       Déjame en paz. – dije siguiendo mis instintos y ella volteo rápidamente, algo avergonzada. – Abre la puerta cuando de la señal.- le susurré a Kaia en el momento que desaté por completo sus manos. Estaba más cerca de la puerta que daba al bosque pero en la posición en la  que estábamos ambas, nos resultaría difícil escapar, necesitábamos una distracción. - ¡Alaric! – grite con fuerza y mire a Kaia mientras asentía con la cabeza.

Todo ocurrió en una fracción de minutos. Kaia abrió la puerta que daba al bosque mientras Alaric y los demás se acercaban con rapidez a la otra puerta para ver lo que ocurría. En el momento que Alaric abrió la puerta, di una patada tan fuerte que cayó de bruces. Como era de esperar Camille y Casian lo ayudaron sin entender aun lo que ocurría. Ese fue mi momento de escapar. Kaia salió primero y me tendió la mano para huir con ella. Teníamos una segundos de ventaja hasta que entendieran lo que estaba ocurriendo. Kaian al igual que yo, corría con una velocidad asombrosa entre los arboles que parecía conocer bien.

-       ¡Soren, Soren! – gritaba una y otra vez.
-       Nos van a encontrar más fácil, no grites.- hable y ella negó con la cabeza sin decir nada y siguió corriendo.
-       ¡Aquí!- gritó Soren no muy lejos.

Primero vi un destello azul que provenía del pastizal y los helechos, luego vi  erguirse a Soren y seguido a ello observe el pentagrama que acababa de hacer en medio del bosque. Una estrella de seis puntas hechas de algo brillante y azul que quemaba la hierva que tocaba a su paso, en el medio había un agujero tan negro  y tenebroso como la noche. Soren estiro la mano para agarrarme a mi. Le tome la mano con fuerza en el mismo instante que escuchaba a Alaric gritar mi nombre pero ya era demasiado tarde. Ni si quiera tuve tiempo de pensar o girar para verlo por ultima vez, solo me deje engullir por el circulo negro.

Fue como si estuviera entrando al ojo de un torbellino. Al principio era completamente tranquilo y silenciosa pero luego una abrumadora fuerza me succiono y votó tan rápido que ni si quiera tuve tiempo para gritar. Caí en un piso de cemento que raspo mi espalda. Escuché antes de abrir los ojos como Kaia tosía y escupía algo y como Soren maldecía por lo bajo.

-       ¿ A donde demonios nos has traído? – preguntó Kaia. Abrí los ojos y lo primero que vi fue el cielo gris luego a Kaia y a Soren levantándose.

Ambos parecían igual de magullados que yo pero estaban relativamente bien, a pesar de  que el rostro de Kaia delataba que la habían maltratado minutos antes, ni si quiera parecía inmutarse por ello. Se me estrujo el corazón al entender que pudo ser Alaric el que le dio esos golpes.

 Soren me tendió la mano con una semi sonrisa de disculpa. Me levanté rápidamente y pude ver mejor el lugar. Una azotea de un edificio en medio de la ciudad. Trague saliva al ver aun las gotas de sangre seca en el piso. Miré a Soren y el se encogió de hombros.

-         Todo ocurrió tan rápido que cuando te vi agarrada de Kaia, solo pensé en el día que te conocí.  – habló mirándome a los ojos y sin soltar mi mano aun.
-         Y aquí estamos. – dije en un susurro.
-         ¿por qué me ayudaste? – pregunto Kaia y ambos me miraron con seriedad. Suspire con fuerza.
-         Mi intención era irme con ellos pero en eso sentí el aroma de Soren, dulce…como caramelo ligeramente acido.- hable volviendo a respirar hondo para sentir ese exquisito aroma. Me recordaba al caramelo de manzanas que hacia mi madre hace ya muchísimo tiempo atras.  Kaia y Soren cruzaron miradas pero se quedaron en silencio. Primero creí que eras Soren y luego te recordé por la discusión que habían tenido esta mañana, aun que creo que al final el aroma si provenia de Soren, después de todo estaba escondido en el bosque.
-         ¿Sabias que estaba allí? – pregunto el algo alarmado y yo asentí rápidamente.
-         Tu olor es inconfundible, no entiendo como los otros no pudieron sentirlo.  Kaia se acerco a mi y me observo confundida, Soren negó tajantemente  con la cabeza.
-         Es que no pueden.- hablo él.- cuando se concentran mucho, pueden sentir que nuestra alma es silenciosa pero no pueden sentirnos así de fácil y tu dices que sientes…
-         Un olor dulce, me recuerda al caramelo que hacia mi madre.- hable y sin darme cuenta cerré los ojos recordando esos momentos. – es agradable. – dije mientras los abría algo avergonzada. Soren me miro completamente extrañado
-         Lo se, es mi esencia.- dijo pensativo y se quedo en silencio.
-         He escuchado que tienen buen olfato pero no puedo creer que puedas sentir nuestra esencia. Solo las sentimos entre nosotros, nos sirve para reconocernos y saber en que estado de animo estamos, cambia según la intensión…Es increíble que puedas sentirla. – habló Kaia mientras me encogía de hombros.
-         Casi imposible- susurro Soren mientras comenzaba a llover con fuerza. Kaia miró el cielo aturdida antes de agarrarme la mano y guiarme a las escaleras de incendio.
-         Te explicare varias cosas que se de ustedes y de mi, pero primero hay que conseguir un hotel.- dijo casi gritando la fuerza del chaparrón.

Hoy había tomado una decisión. Una que tal vez cambiaria el rumbo de mi destino pero ya no podía hacer nada para corregirlo. Para Alaric, esto era traición y regresar… Solo te daría la muerte.  Habló Adamis con seriedad. Tragué saliva mientras seguía corriendo con Kaia y Soren a mis costados. Estaremos bien. Fue lo ultimo que ella dijo.

----

Es pequeñito pero me gusta :) . Lamento muchísimo no haber publicado antes, les juró que creí que tan solo pasaron 5 días y pasaron ya 10 o.o de verdad que no me di cuenta. 

Nana Gaviria, gracias por seguir leyendo esta historia, juro que no te defraudare. Que digas eso sobre Leo realmente me alegra :) hay pocos personajes que se han quedado dentro de mi y que Leo se haya quedado dentro de ti es un gran honor.

Silvia,  realmente este capitulo no te responderá dudas sobre Will pero ya estamos cerca :). Y si la verdad es que para que una escritora se sienta satisfecha necesita tiempo, este capitulo lo cambie un montón de veces, hasta donde esta me gusta como quedo,  aun faltaba pero al darme cuenta de que ya había pasado tanto sin publicar preferí dejarla allí y tratar de publicar lo antes posible.  Espero que este capitulo te haya gustado :).

MJ Cardenas,  perdón por la tardanza y espero que este capitulo te guste como los otros. Tratare de que se me active la chispa de la creatividad para publicar lo más rápido posible.


Ga!!!!!! Al fin te encuentro :) que felicidad que hayas leído mi historia, por su puesto que te recuerdo, es más trate de buscarte pero no te encontré y no recordaba tu correo ( ya no utilizo hotmail, ni me acuerdo su clave jaja ). En fin, espero que esta historia te guste mucho y espero seguir leyendo tus comentarios pronto.

Celeste, siempre responder los comentarios, así siento que estoy mas cerca de ustedes. Y creo que con este capitulo y los que vienen Soren te caerá mejor. Por cierto Carrie esta inspirada en una ex amiga mía. Es idéntica e hizo algo como lo que hizo tu prima u.u

Bueno, un abrazo psicológico inmenso y hasta la próxima vez.

PDT: Las fotos que faltan las pongo mañana 

7 comentarios:

  1. Hola Lu! Me encanto el capitulo. Fue un giro totalmente inesperado! Esperaba que tratara de salvarlos, pero wow! No con Soren ni Kaia. Me cayeron muy bien :) aunque debo admitir que no entendi muy bien porque se fue con ellos en vez de quedarse con Alaric, Camille... Que bien! Va a tratar de salvar a Will y Carrie y lo mejor es que Adamis la apoya! me parecio muy sospechoso lo de que ella pudiera oler sus presencias

    Me encanta ver cono tus historias van madurando y mejorando. Cada vez mejores
    Bueno, Lu. Me quede con la intriga,publica pronto, me estare pasando.Adios, Ga

    ResponderEliminar
  2. hello.. :3 segunda en comentar.. jajaja! bueno que puedo decir, me sorprendio un poco el giro que diste, el de traicionar a sus creadores y unirse a los demonios aunque creo que hay algo mas.. :P:P conociendote jiji... bueno con respecto a lo de will se que no diras anda antes de tiempo, sabes trabajar con el suspenso y eso me gusta.. yo solo seguire leyendo y ver como se desenvuelve todo.. :3 jajajaja...

    hasta hace unos 15 min termine de leer tu historia anterior FireGirl... si el realidad me puse a releerla y ya que es la que mas me gusta de las dos anteriores, (sobre alec y mimi que no es que sean malas ojo, sino fuera por ellas no hubiera conocido tu blog... :3) la trama, los sucesos, la guerra el SUSPENSO jajaja todo me encanto los personajes, yo imagine a leo de otra forma mas fornido y altisimo, :3 me hubiera gustado que ellos se casaran o algo asi, una ultima locura antes de un final que ellos deseaban... ojo no te estoy pidiendo eso solo que lo hubiera deseado, pero bueh el final fue *-* Leo reencontrandose con su alice despues de perderla...

    okey creo que hable de mas y se supone que es un comentario pequeño.. .-. siempre yo... jajajaja... pubica cuando puedas.. xoxo Atte silvita..

    ResponderEliminar
  3. Oow... eres tan genial, que cambio!! No puedo creerlo Alaric era lindo con ella, pero yo feliz que se fuera con Soren, pero porque¡? Porque dos demonios? Y como es que Adamis acepto... presiento que Adamis quiere el libro para ella cierto? Cierto? No es eso? Ok ya jeje noo me digas eso, adoro leer tus historias asi que esperare pacientemente y soportare el dolor que me cause si esque la traiciona jaja notese que no confio en nadie jeje!!
    Pff que bueno que salvo a Kaia!! Publica pronto si? No nos abandones tantos dias jeje...
    Que horror con tu ex-amiga, pero al menos te pudiste alejar de ella, yo de mi prima no ja!!
    Cuidate!! =D
    Celeste

    ResponderEliminar
  4. Lu!
    Recuerdo la última vez que te escribí... te pedí que por favor no cerraras el blog porque iba a extrañar demasiado tus historias, porque iba a extrañar leerte, y enamorarme de cada maravilloso personaje que forma parte de tu increíble talento y tu brillante imaginación!
    Es increíble todas las emociones que generas con palabras, como tienes la capacidad de hacerme creer en las historias y hacerme vivirlas con ellos... Viví cada capítulo de FireGirl en carne propia Hahaha... Y recuerdo lo perdidamente enamorada que terminé de Leo... Después recuerdo haber empezado a leer Aurora y haberla amado... Recuerdo también cuando empecé a leer "El Misterio de Effy Farnessi" (Espero que si se llame así)... Y finalmente recuerdo cuando no pude volver a entrar a tu blog... me puse muy triste sabes?... no se si te acuerdas... pero fui yo la que te mando un mensaje larguísimo en la página de facebook rogándote que no nos abandonaras...
    Y aquí me tienes de nuevo! Con mis comentarios largos Hahaha
    No te imaginas la felicidad que me da volverte a leer... la felicidad que me da que hayas vuelto... y la inmensa alegría que me da leer esta historia y ver que toda esa magia y talento siguen intactos en ti!
    No tengo palabras sabes? Me siento increíblemente feliz! Y bueno tengo que decirlo... esta historia es simplemente maravillosa... totalmente perfecta! Ya tengo mis personajes favoritos... y espero no equivocarme demasiado con mis juicios apresurados, pero estoy empezando a enamorarme de uno de los Chicos que están alrededor de Debra... lo que si tengo clarísimo es que es una historia muy prometedora!

    Solo tengo una cosa que pedirte: Por favor no nos vuelvas a abandonar, quiero con todas mis fuerzas poder leer esta historia hasta su final

    Y bueno, siendo sincera... aún tengo la esperanza de que continues tus antiguos proyectos y le des de nuevo vida como tu sabes hacer a historias como "Aurora" y "El misterio de Effy Farnessi"

    Resta decir lo excelente escritora que eres... lo mucho que te admiro... y lo importante que es para mi que hayas vuelto, tengo que decirlo:
    Te Extrañé!!!
    No siendo Mas... me despido, no sin antes pedirte que no nos vuelvas a abandonar :D
    Publica pronto
    Cuidate
    Besos!
    Lau

    ResponderEliminar
  5. Me encanto el capítulo! Eres una magnífica escritora! Eres mi favorita! Amoo los personajes! Will es igual a Leo! Amoo a ese actor! Actualiza rápido! Porfisss :)

    ResponderEliminar
  6. Lu! Me encantaron los dos capítulos! Espero que el siguiente me aclare unas dudas xd ¿Alaric seguirá apareciendo? Me da, por extraño que suene, un poco de risa xd no sé, me agrada. Camile no termina de agradarme por razones desconocidas... Haces un buen trabajo! Ya extrañaba tus escritos! :B Espero no sea un comentario muy pasado de tiempo. Hasta ahorita, Soren me agrada, pero no entendí muy bien lo de las esencias.
    ¡Espero y actualices cuando puedas!♥
    xx

    ResponderEliminar
  7. Lu !!! Antes de que publiques otro capítulo y me uede sin comentar. Ya sabes que yoo siempre te leo y te idolatro mucho, porque me encanta que escribas y escribas historias y todavía sigas sacando ideas completamente nuevas, pero siempre tan intrigantes !! Ahora estoy confundida :S noo entiendo por qué Will reaccionó de esa manera, ni por qué rayos Debra dejó a Alaric y se unió a Soren.... Y ah !!! Tiene Debra algún poder especial para percibir los efluvios de la gente ??!!

    Espero que este comentario sirva para que publiques pronto :D te mando muchos saludos e inspiración.

    Inés/Nessy

    ResponderEliminar