viernes, 5 de agosto de 2011

Capitulo 23- Fire Girl

- Que has hecho Sofía?- pregunto Leo con frialdad. Sofía lo miro como si no hubiera hecho daño a nadie y le sonrío como si hace mucho tiempo hubiera esperado ver su rostro. Apreté con mucha mas fuerza la mano de Leo, sintiendo el temor de que se fuera de mi lado otra vez.
- No he hecho nada malo, solo déjame explicarte…- dijo y observo directamente nuestras manos entrelazadas. Hizo una ligera mueca y luego su sonrisa extraña apareció de nuevo.- oh…veo que se reconciliaron, me alegro por ustedes-mintió, sentía que mentía, ella si lo quería y detestaba que nosotros estemos juntos. En ese instante el grito desgarrador de John hizo que me alterara. Solté la mano de Leo y sin pensarlo dos veces corrí hacia la sala.
- Espera- grito Leo y corrió detrás de mi para atraparme pero ya era tarde.

Vi horrorizada como tenia una chica con el cabello rubio y alborotado a Sebastian apresado con una extraña cadena negra y cada vez que el quería moverse chispas azules salían de esta haciendo que Sebastian gruñera de dolor y la muchacha sonriera con malicia. Busque con la mirada a John, este esteba parada en una esquina pero en vez de una cadena tenia tres látigos, dos en sus brazos y uno en su cuello. Cada látigo estaba jalado por un hombre diferente de traje negro. Sentada en uno de los sofás había una chica rubia con el cabello totalmente liso tocándose la mejilla y un muchacho flacucho de lentes la estaba consolando. La rabia se apodero de mi, prendí mis manos en llamas y me abalancé a Sofía.

- Como pudiste le grite!- pero ella fue mas rápida y antes de que mis manos la tocaran, ella apreso mis muñecas. Un repentino escalofrío recorrió todo mi cuerpo. El contacto con su piel era extraño, frío, caliente y suave a la vez.
- Para Ali, por favor- hablo Leo, me tomo de la cintura he hizo que apagara mis manos. Sofía en silencio se limpio en su vestido las manos y nos miro con seriedad.
- Les dije que les explicaría- hablo con calma
- Explicar que torturas a mi familia!- le grite furiosa y mire a Leo para que me ayudara pero el parecía muy confundido y solo se dedicaba a mirar los ojos de Sofía tratando de encontrar una explicación coherente. Sofía suspiro.
- Siempre es tan impaciente?- le pregunto a Leo.- miren, nosotros venimos en son de paz hace unas horas, estábamos buscando a Fox.
- Para que?!- pregunto rápidamente Leo algo exaltado
- Tranquilo, necesito su ayuda- dijo con calma Sofía.- pero no la encontramos, la casa estaba vacía así que decidimos entrar a dar un vistazo y a esperarlos como gente civilizada ya saben, pero entonces entro ese muchacho- hablo y señalo a Sebastian.
- Y ataco a mi novia!- grito furiosa la rubia que tenia el cabello alborotado y jalo ligeramente las cadenas para que Sebastian sufriera mas.
- Calma - hablo Sofía y la rubia aflojo un poco.- como dijo Sky, Sebastian ataco a Henea y le dio una grave golpiza a la pobre- dijo con una tonito indignado- es por eso que tuvimos que tomar acciones. Luego llego John- hablo con la voz divertida y lo miro una vez mas- el vino directamente a mi y mis soldados tuvieron que ayudarme. Como veras todo lo hicimos por protección y si ellos prometen no hacernos daño, nosotros prometemos liberarlos.
- Si estas aquí- dijo Leo casi ido y como si por un momento olvidara a todos los que estaban allí- es que lo conseguiste?- Sofía asintió con la cabeza y lo miro penetrante.
- Si que lo conseguí, pero que dices Leo? tu crees que ellos no nos harán daño si los soltamos?
- Suéltenlos, yo mismo los atacare si quieren hacerte algo- dijo con frialdad y Sofía sonrío. Trate de safarme de Leo llena de indignación por su respuesta.
- Pero que te pasa?- le pregunte furiosa en un susurro
- Ali, ella viene para ayudarnos, no va ser bueno tenerla como una enemiga- hablo Leo.
- Bueno, entonces confío en ti- dijo Sofía con una sonrisa cómplice e hizo una seña con la cabeza para que todos los soltaran.
- Si tocas de nuevo a Henea juro que no me importara que seas hijo de Fox- hablo Sky con toda la furia que tenia contenida y soltó a Sebastian de mala gana. Los otros soldados soltaron con la misma rapidez a John.
- Donde esta Jena?- pregunte asustada recordando la llamada
- La que llamo fui yo, no ella- dijo con total normalidad Sofía- te necesitaba para que llamaras a tu madre, puedes? Necesito hablar con ella- hablo y me lanzo el celular de Sebastian.
- Puedo, pero no quiero- dije con total frialdad y le lance el celular a Sebastian que lo tomo con las manos y lo fulmino con un fuego azul muy potente mientras me sonreí. Sofía suspiro.
- Por que con su raza jamás se puede llegar a acuerdos razonables? Leo, por favor, tu conoces mis planes más que nadie, ayúdame con esto y llama a Fox o voy a utilizar otros medios no placenteros.
- Lo siento Alice, pero tu madre esta de acuerdo con esto- dijo el y con un movimiento felino, saco mi celular de mi bolsillo.
- Leo, no..- me miro una vez más con algo de tristeza y llamo a mi madre. Me quede inmóvil por que sabia que luchar seria totalmente en vano.
- Fox, Sofía a llegado y quiere hablar con tigo, es necesario que pidas que todos regresan ya!- hablo Leo.
- Traidor- grito Sebastian y miro a Leo con odio
- Si soy traidor, tu madre también lo es- afirmo Leo con frialdad. Mire de soslayo a Sofía que se sentaba junto a Henea y le veía el rostro.
- No es tan grave- hablo ella y le paso la mano por la mejilla, esta en un instante dejo de ser muy roja a solo ligeramente colorada.

Sofía intercambio una mirada con el chico flacucho y los dos sonrieron de oreja a oreja. Luego ella miro a Leo y le sonrío y este le respondió igual. El colmo! Pensé, me aleje de Leo, lo fulmine con la mirada y subí a mi habitación pero Leo nunca subió. Las lagrimas comenzaron a caer por mis mejillas, entendiendo que estar con el había sido la decisión equivocada.

Me hice un hobillo hachada en la cama mientras miraba la ventana y esperaba a que el sueño llegara pronto pero no llego. Escuche que mi madre llegaba, hubieron algunos gritos pero luego hubo un completo silencio, me pregunte si algo andaba mal? Pero no tuve la suficientes fuerzas para salir y ver lo que ocurría. Alguien abrió la puerta, ni siquiera me di la vuelta para ver quien era, se sentó cerca a mi y sentí su calor corporal tan típico.

- Tu madre a decidido hablar con Sofía y los demás se han ido. – hablo tranquilo como si nada hubiera pasado.

Pero la verdad si pasaba, odiaba que el me tratara así cuando estaba Sofía, como si yo pasara a un segundo plano, odiaba que ellos se comunicaran con una sonrisa, con una mirada, no saben cuanto detestaba eso, lo odiaba tanto y si talvez estaba celosa y de segura que algo paranoica pero nadie va negar que esos segundos en los que se miraron y los dos sonrieron fueron extremadamente especiales e íntimos para los dos.

- Estas molesta?- pregunto al darse cuenta que no respondía.- vamos Alice, no te puedes molestar por algo así.- otra vez no respondí y preferí quedarme totalmente muda.

Si estaba molesta y no quería hablar por que simplemente Leo negaría todo si le decía que entre el y Sofía había ocurrido algo especial hoy. Sin decir nada Leo se hecho a mi costado y pego su cuerpo al mío por completo como si estuviéramos fundidos.

- Por favor…no soporto que estés molesta con migo- pego su boca a mi oído y susurro parsimoniosamente. Me dio un ligero estremecimiento pero no dije nada.- no me vas a hablar?- pregunto con voz casi ronca y mordió ligeramente mi oreja.
- Leo vasta…- dije y gire para encontrarme con su rostro a centímetros del mío.
- Por favor, no te molestes- susurro otra vez. Su aroma era embriagador y su mirada tan penetrante que comencé a perderme nuevamente en el y ceder otra vez como una tonta.
- Me dejaste de lado Leo, como quieres que no me moleste?- pregunte y el suspiro ligeramente
- Perdón. La verdad es que estaba muy tenso, todo esto me tomo de sorpresa, igual que a todos. No volveré a hacerte eso.
- Ok- dije con poca convicción y aun molesta.
- Sigues molesta- afirmo y beso mi frente, mi nariz, mi quijada, mi cuello y se quedo a centímetros de mis labios.
- Más o menos- dije como una niña pequeña- no confío en Sofía, no me gusta como te mira- dije al fin y Leo me abrazo.
- Oh la niña esta celosa?- pregunto y yo lo mire con cara de pocos amigos pero el sonrío ligeramente, como si eso le divirtiera.
- No es gracioso Leo.- el sonrío más, complacido por que eso era como una afirmación
- Te amo a ti, te elegí a ti y me quedare junto a ti.- dijo y unió nuestro labios en un largo beso.
- Leo podemos hablar- hablo alguien que tocaba la puerta dos veces.

Hasta ese momento nos habíamos quedado abrazados pero apenas escuche a ese chico y no reconocí su voz, me aleje ligeramente de Leo.

- Si quieres no voy- dijo en un susurro
- Ve, no te voy a prohibir hablar con ellos, no soy ese tipo de chicas- dije con una sonrisa y le di un beso cargado de pasión para que se acordara de mi. El me sonrío con picardía.
- Tu madre no me va impedir pasar la noche con tigo, hoy- dijo con total certeza y salio de la habitación.

[…]

La primera vez que vi a Fox ni siquiera se intereso en mi, solo miro a mi padre y le sonrío con malicia. Ahora apenas me vio, su rostro hizo un gesto de perplejidad y luego fue como si me reconociera de inmediato, como si ya me conociera de mucho tiempo atrás y hubiera estado esperando mi visita desde hace mucho. Ella como todo líder puso orden, mando a todos a sus habitaciones mientras a mi me invitaba a pasar. Ordene que todos mis hombres se fueran a excepción de Jay y aun que Henea quiso quedarse yo le pedí que no lo hiciera, estaba algo débil aun que le había curado la herida quien sabe como, aun seguía adolorida. Jay me acompaño al despacho de Fox y tuvimos una extensa conversación, le explique mis planes nuevos y le pedí su ayuda. La mujer lo sopeso y al final supo que es lo que le convenía.

- Aseguras que no le harás daño a mis hombres?- pregunto y yo asentí con la cabeza
- Te lo juro Fox, pasaran a ser de mi bando y yo no hago daño a mis aliados- dije y efectivamente, no les haría daño a ellos pero si a ella cuando se me diera la oportunidad, por su puesto, no era tan tonta como matarla en este instante que parecía tan ida, tan débil y sobre todo cuando Leo estaba arriba..
- Entonces cuentas con migo.
- Sin resentimientos?- pregunte y ella asintió en silencio – algo más, como te dije tengo planeado cumplir la primera parte del plan hoy mismo, no te importa verdad?
- Claro que no, mientras no le hagas daño.- sonreí.
- Seria incapaz de hacerlo.
- Ahora, hablando de otro tema, me has pedido que te ayude con esos dones nuevos.- yo asentí con la cabeza algo nerviosa, tenia miedo pero a la vez quería ver que más podía hacer. Ya me había dado cuenta que tenia el poder curativo de una hija de la luna, también tendría los otros dones?
- Entonces te pido que te quedes lo más cerca a nosotros- dijo ella – se que mi familia no confía en ti y talvez esto sea un poco incomodo pero es necesario si quieres aprender más rápido y ya que la casa de tu grupo esta justo al frente de esta, no te sentirás tan sola.
- Esta bien, por mi no habrá ningún problema
- Puedo quedarme?- pregunto Jay y Fox bacilo un poco
- Por favor, el es como mi hermano y también necesita practicar su fuego control- hable rápidamente y Fox asintió de mala gana.
- Tu dormirás abajo, con los demás invitados- hablo con seriedad refiriéndose a Jay- mientras que tu, dormirás en la habitación del ático, no te incomoda verdad?- pregunto con una ligera sonrisa y aun que sabia que hacia eso para mantenerme alejada de Leo y estar totalmente vigilada negué con la cabeza.
- Claro que no- dije enérgicamente y la mujer se levanto de su asiento.
- Perfecto, acompáñenme les mostrare todo.

Me dio mala espina, parecía muy amable pero sabia muy bien que dentro de esa amabilidad existía una asesina sin remordimientos así que no me daba ni una pizca de remordimiento querer matarla después de que había acabado con todo lo que yo quería. La acompañamos hasta el sótano, un lugar pedregoso y húmedo. Nos explico que cada habitación era especial por que estaba recubierta de paredes de acero que impedían que el fuego se extendiera. Le indico a Jay cual seria su habitación, el asintió con la cabeza y prometió recordar como regresaría cuando se fuera a dormir. Luego nos mostró la planta baja pero en si ya la conocíamos, cuando subimos al segundo piso nos explico que en este solo dormía ella y sus dos hijos. Me dio un ligero cosquilleo en la nuca cuando Alexander apareció de la nada y me señalo con el dedo una de las habitaciones.

- Es esa, allí esta la insoportable de Alice- dijo cortante y algo molesto. Al parecer la muchacha esa le había caído menos que a mi pero no me sorprendía, a Alexander pocas personas le caían bien. Asentí ligeramente con la cabeza y no le dije nada para no parecer extraña y por que Jay ya me estaba mirando algo raro.
- Tu habitación va ser aquí- dijo señalando la parte de arriba de una gradas caracol de madera y al final de esta una puerta cerrada.- Que les parece si suben y le echan un vistazo mientras yo voy a ponerles al tanto a todos mis hombres?- pregunto Fox
- Ok- dije sin ningún problema y comencé a subir.
- Necesito hablar con Leo, puede decirme donde esta?- pregunto Jay que seguía al costado de Fox, ella lo miro con cara de pocos amigos y le señalo la misma habitación que Alexander me había señalado anteriormente.- gracias- dijo al mismo tiempo que se encogía de hombros y me miraba- no te importa si voy un rato verdad?- pregunta el y yo negué con la cabeza mientras subía desinteresada.

Resulta que mi habitación era completamente simple. Una pequeña cama de una plaza con un cobertor algo viejo, un pequeño velador, un foco colgante en el centro de la pequeña alcoba y una pequeña ventana de la que se podía ver las otras casitas. Me acerqué a esta y la abrí, percibí que la forma en la que estaba el tejado dejaba que pudiera sentarme afuera y aun que tuve ganas de hacerlo, más interés me produjo recordar que Jay estaba hablando con Leo en estos instantes. Bajé con sumo sigilo las gradas y gracias a que el pasillo estaba en completa oscuridad pude caminar sin llamar la atención, no es que la casa rebosara de vida pero no tenia las ganas de encontrarme con absolutamente nadie. Seguí pegada a la pared cuando escuche detrás de una de esas puerta, voces conocidas.

- Que me tratas de decir Jay- hablo con preocupación Leo
- Que el experimento falló Leo- dijo Jay casi exaltado. Yo sabia muy bien que había fallado pero hasta ahora no entendía que pasaría en mi cuerpo a consecuencia de eso.
- Y ese fallo que le va hacer a ella? En que le perjudica?
- Aun no se bien, solo estoy convencido de que al poner los sueros estos fueron directamente a su sistema nervioso y también afectaron su sistema neuronal. Fue un milagro que no le diera una embolia o para cerebral.
- Y….y ya has comenzado a ver algún trastorno? O algo así?- preguntó Leo, en su voz se notaba el miedo.
- Ella tiene el mismo carácter, si a eso te refieres, pero…
- Pero que?
- La he escuchado hablar sola más de una vez.- concluyo y eso vasto para que yo corriera a mi habitación nuevamente. Salí por la ventana y me senté en el frío tejado. Me negué a llorar por que tenia que ser fuerte pero me resquebraje al instante en que vi a Alexander sentarse a mi costado.
- Vete, por favor vete- sollocé con los ojos cerrados.
- Lo lamento- hablo el- es mucho más complicado de lo que crees pero puedo desaparecer por un tiempo para que puedas estar sola- hablo, sentí como sus labios gélidos besaban mi frente. Era su primer contacto y en verdad casi había sentido que era real, abrí rápidamente los ojos.
- Alexander- susurre pero ya no estaba. Llore aun más y me escondí entre mis rodillas.
- Podemos hablar?- pregunto Leo después de un rato. Gire algo sorprendida por no haber percibido su presencia y asentí con la cabeza. El salio por la ventana y se sentó a mi costado, tan cerca que sentía su calor y ya no tenia frío.
- Me alegro por us…me alegro por ti.- dije al fin por que a su lado no quería parecer una hipócrita como en la sala.- me gusta que seas feliz – “a pesar de que sea con ella” pensé pero no lo dije en voz alta.
- Gracias…
- Ok- dije bajito pero el negó con la cabeza y me sonrío ligeramente.
- No, me refiero a que no te di las gracias por haber hecho eso, por haberte alejado de mi ese día, por haber tenido el valor que yo no tuve al leer el folder. Gracias.- concluyo y yo le sonreí con tristeza.
- Cualquier cosa para hacer para ver que estas feliz.- dije y nuevamente le sonreí.
- Lamento lo de tu familia- negué rápidamente con la cabeza, no quería hablar del asunto y ahora comprendí que Jay no solo le había dicho lo de mi supuesta enfermedad sino que también le había puesto al tanto de lo que yo no había contado en la sala.
- No quiero hablar de ese tema por favor- susurre
- Esta bien, no hablaremos del tema- dijo y tomo mi mano.

Entonces un repentino escalofrío surco mi espalda y recordé la charla que me había dado Alexander en la que me decía que yo también tenia derecho a volver ser feliz. Sin embargo, ese apretón de manos solo era una muestra de apoyo y nada más. Aun veía en sus ojos que el estaba recordando a Alice, se le notaba el brillo típico de un enamorado, que Daria todo por ella. Suspire y solté su mano con tristeza.
- Sabes…- dije y volví a soltar un poco de aire- mis hombres espiaron a tu padre y averiguaron que tiene en su poder a talvez la penúltima hija de la luna en la faz de la tierra.- hable rápidamente y le sonreí algo nerviosa.
- Enserio?
- Si y al parecer ella tuvo un bebe, no sabemos de quien claro, pero lo que se es que lo tiene Jocelyn.
- Como lo sabes?- pregunto el algo nervioso
- Mis hombres han seguido investigando y apenas llegue hoy me mostraron sus avances. Estamos más que seguros que es una hija de la luna.
- A que viene esto?- pregunto el
- Leo, necesito tener a ese bebe para que su madre coopere y me ayude a utilizar lo que tengo ahora.- el asintió con la cabeza.- y para eso voy a utilizar a David.
- Que!?
- Si, no te exaltes, lo traeré aquí- vi como los ojos de Leo se abrían como platos, talvez la idea de tenerlo nuevamente cerca a Alice le aterraba pero eso a mi me divertía un poco. “ Talvez hasta ella se logra confundir y me deja el camino libre”, pensé-no te asustes no le haré daño y seré lo más discreta posible
- Vas a entrar a la urbe?- pregunto el como si la idea fuera de locos.
- Pues claro que no, no soy idiota. Mis hombres han averiguado que el siempre sale a un bar los domingos y adivina que! hoy es domingo- hable con una sonrisa y el me miro algo nervioso y con un semblante triste.- solo te digo esto para que no te interpongas y prepares una buena habitación.- dije y estuve a punto de pararme pero algo me freno, esa mirada que ahora se reflejaba en mi y no en Alice.- Leo, tu mirada brilla por que estas enamorado de Alice pero te puedo asegurar que lo que sientes por mi ha crecido igual que lo que yo siento por ti- dije y sin mas preámbulo, le di un ligero beso en los labios.

Leo no se aparto así que lo que acaba de decir aun que no estaba completamente segura ahora era cierto. Le sonreí ligeramente y entre nuevamente a mi nueva habitación pero esta vez no me quede sino baje las gradas al encuentro con Jay.



- Enserio lo besaste?- pregunto Sky con el rostro algo divertido mientras manejaba la minivan. A su lado estaba Henea ya en perfecto estado y a mi costado estaba Jay que como Henea me miraba totalmente sorprendido.
- Si, me pareció que fue el momento oportuno- hable con una ligera sonrisa malvada.
- Y ni que decir!- dijo Sky- mira se que ahora tenemos que ser sus aliados y tanta lata pero la verdad no estaría mal desestabilizarlos un poco.- dijo con una mirada sombría. Supuse que se estaba planteando darle una buena paliza a Sebastian por haber dañado a Henea. Esta la miro y negó con la cabeza rotundamente.
- O no Sky, ni lo pienses. Tu no vas a hacer nada hasta que acabe todo esto.
- Y quien a dicho que haría algo antes de que acabe?- pregunto con una mirada cómplice y Henea sonrio algo ruborizada.

La verdad es que jamás entendí bien su relación, eran muy distintas para estar juntas, Henea era muy correcta y todo eso pero sin embargo, estaba al lado de Sky y se conocían tan bien que parecía que hablaban telepáticamente a pesar de que claro esta, no podían.

- Eso esta mal!- dijo Jay molesto.
- Tranquilo, no es que el mundo se acabe con ese beso y la verdad se que le gusto.- dije con una sonrisa alentadora, me sentía bien y con ganas de seguir luchando más que nunca. Si, la verdad era muy competitiva y ahora que Leo era un reto para mi, trataría de conseguirlo a toda costa.
- Esa es!- hablo con fuerza Sky
- Tu no eres así Sofía- volvió a recalcarme Jay.

Me había repetido por lo menos cinco veces lo mismo por que el había sido el primero al que le conté lo ocurrido y talvez su rostro de sorpresa fue por que se lo conté a Sky y Henea y el no se lo esperaba pero que diantres, ya nada ni nadie me impediría hacer lo que quisiera y si al principio me mostré algo cautelosa con Leo fue por que no tenia la aprobación de Alexander y ahora que mi novio difunto aparece talvez por que estoy loca o soy vidente y me dice que luche por lo que quiero, pues lo haré sin mas remedio. Además, como ya lo dije anteriormente, saber que Leo esta un poco inalcanzable hace que quiera jugar nuevamente.

- No seas aguafiestas- dijo Sky y lo fulmino con la mirada por el espejo retrovisor a lo que Jay se encogió de hombros.- deja que Sofía se divierta un poco hasta que empiece la verdadera misión.
- En eso estoy de acuerdo- dijo mas tranquila Henea y volteo a sonreírme.
- Muchas gracias por su apoyo y no pueden decir nada de esto a nadie, ya entienden no?- hable y luego mire a Jay con cara de pocos amigos al instante que Sky estacionaba y junto a Henea asentían con la cabeza.
- Llegamos muchachas y chico- dijo Sky y le sonrío con malicia a Jay que suspiro frustrado.
- Perfecto. Conseguiste lo que te pedí? – le pregunte a Ski.
- Si lo tengo aquí- dijo Henea mostrándome unas pastillas azules que soltarían la lengua de David un poco.
- Entonces que esperamos?- pregunte mientras salía del carro

Entramos al bar que estaba iluminado con luces psicodélicas. Comencé a buscar con la mirada a David y como era predecible lo encontré en la barra, desahuciado y con un vaso de quien sabe que en la mano. Pero no estaba solo, la muchacha rubia llamada Jessie estaba con el pero en un estado mucho peor.

- Que lamentable- hablo Henea al verlos y yo asentí con la cabeza.
- Sky y Jay por favor encárguense de la chica, estoy segura que Leo querrá verla- dije con una sonrisa complice- y Henea ya sabes que hacer.
Los tres asintieron y se alejaron de mi. Vi como Henea se acercaba a la barra como una dulce chica que coqueteaba con el barman mientras le metía dos pastillas azules al trago de David. Le dijo algo al oído, David se incorporo y bebió su bebida por completo y el barman le dio nuevamente otra tanda de licor. Luego disimuladamente Henea me miro y con un gesto de la mano me dijo que ya había cumplido su parte, entonces comencé con la mía. Me alise el vestido con las manos y me acerqué al muchacho.

- Hola David- le dije al oído mientras me centava a su costado. Se incorporo con un ligero saltito como si hubiera despertado y me miro directamente a los ojos.
- Me conoces?- pregunto algo desconcertado y miro a los costados. Toque la mano que agarraba su vaso y le sonreí ligeramente. El dio un respingo al sentir mi piel extrañamente caliente y fría a la vez.- te conozco?- pregunto esta vez y yo con una ligera sonrisa negué con la cabeza.
- No vengo con nadie y no me conoces pero yo si a ti.- dije y le sonreí nuevamente- vas a descubrir que seremos muy buenos amigos…


Ya que muchas pidieron saber que había pasado en la urbe y por que David esta tan extraño, aquí inicio con la parta que revelara todo eso.

Lu!!

10 comentarios:

  1. Uhhh!!! Oraaa Siii La Odiooo!
    He Descubierto Que Si Se Puede Detestar! ¬¬
    Tonta e Inmadura Sofiaa! Uishjj esque No Me Caia Mal Pero Ya Vesss!! Jaja
    Amo Tu Nove Si Ves Es Tan realista Que
    Quiero Meterme & Matar A La Loca Satanica esaaa!
    Jum Que se Vaya A Comer Quesoo!! & Que No estorbee!
    ALICIA & LEO!!
    Att:Nana Gaviria

    ResponderEliminar
  2. ohhh
    me encanto.
    solo que sofia me
    cae pesimo...
    estaria bueno que
    desapareciera para
    siempre...
    espero el siguiente
    capitulo...
    besos

    ResponderEliminar
  3. Ves que te dije?? No le tengo lastima!! LA ODIO!!!! ojala que le salga el tiro por la culata, o que Alexander reviva o algo de eso, pero que no este muerto
    Odio a Sofia!!! Y a Leo tambien!!!! Los odio!!!!!!!!!
    Pobe de Alicia, otra vez va a sufrir, pero quiero que Leo le suplique perdon!!! Que se arrepienta!!!!
    Encerio estaria genial eso!!!
    Saludos!! Kamy...
    Pd: no comente antes, porque no me queria andar!! no se porque!

    ResponderEliminar
  4. HOHOOHOHH¡¡¡¿¿
    ME ENCANTO EL CAP ESTUVE MEGA ERMOSOO¡¡¡¡
    KOMO SIEMPRE Y COMO DEBE SER..¡¡¡¡¡
    HAHAHAA ME ENCANTAAA..¡¡¡¡ PERO SOFIAA..¡¡¡ MM NO LA CULPOOO..¡¡¡¡¡ SII, SIENTE ALGO X LEO Y KREO KE TANTO ALICE Y SOFIA SE MERECEN EL CARIÑO DE LEO XKE EIAS LO AMARON..¡¡ Y CUIDARON EN SU DEBIDO MOMENTOOO¡¡¡¡¡ PERO ESTO SEVE COMPLIKADOOO¡¡¡¡¡¡¡ IO NO SE KE ARIA EN ESA SITUACION :D......... HAHAHA LA PENULTIMA IJA DE LA LUNAAAAAA. ABLANO DE EIA LA BEBE KE CUIDA JOSELYN ES IJA DEL PADRE DE LEO????? HAHAH SI ESTOY RECREANDO UNA ISTORIA EN MI CABEZAA..¡¡¡¡ HOHOH OTRA VES UTILIZARAN AL POBRE DAVID..¡¡¡ HEY DJEENLO EN PAZ..¡¡¡ (SUELO SER DRAMATIKA EN ALGUNOS CASOS..)
    DECIRTE KE TE KEDO HERMOSO ESTECAP..¡¡¡¡¡ LO AMEE..¡¡¡ ESCRIBES FENOMENAL... PUBLIKA PRONTO BESOS CDT ASTA LA OTRAAAA..¡¡¡
    KAREN-PERU

    ResponderEliminar
  5. Odiooooo a esa maldita de Sofia
    Esk kien le manda meterse en medio????
    Me encanta tu historia (:

    ResponderEliminar
  6. muy bueno el cap
    siguela plisss
    ahora sofia me cae muy mal malll
    http://alecvulturiynessiecullen.blogspot.com/2011/08/vulturi-pov-carlisle-ya-era-de-manana.html pasate por este blog pliss

    ResponderEliminar
  7. Ya lo había dicho, pero lo vuelvo a repetir: ODIO A SOFIA!!
    LA ODIO!!!!!
    Me cae tan mal!!
    Maldita #$%&"!?@!! <--- Eso incluye todas las malas palabras qhe se pueden decir a alguien!!
    Esqhe!! PORQHE NO SE MUERE!!
    YO MISMA QHERO MATARLA!!
    & ALEXANDER... AGG!! ALEXANDER!! EL TAMBIEN ME CAE TAN MAL!!
    Enserio estoy enojada, Sofía [Ya decía yo qhe ese nombre tenía algo malo, hasta ahora todas las Sofias qhe conozco me caen mal, las odio!! {Claro, sin ánimo de ofender a las lectoras qhe se llamen Sofía}]La odio!!
    Jamás me cansare de decirlo.
    Creo qhe este comentario no va para más [Si continúo lo único qhe saldrá es: Odio a Sofía, Odio a Sofía, Odio a Sofía] Así qhe, escribe pronto please!!
    Bye :)

    ResponderEliminar
  8. El capítulo me encanto!!
    A mi me cai bien Sofia, pero en este capítulo me comenzo a caer mal, no se em hace juston que le aga lo que le va hacer a Leo y a Alice...
    Que bueno que ya vamos a saber porque David cambio tanto...
    Publica pronto

    Con cariño, LILI

    ResponderEliminar

  9. Muy lindo e interesante tu blog, amiga.
    Cuando quieras refugiarte en buenas baladas de ayer, hoy y siempre en todos los idiomas y géneros te invito a visitar mi blog y también escucharme.
    Desde éste Sábado 6, tributo a Colombia y Perú,diez canciones.
    http://baladasmp3.blogspot.com
    Te espero.
    Beto, desde Rosario-Argentina.

    ResponderEliminar